anamaraver

Ganadores y seleccionados del IV Concurso universitario de microrrelatos “Universos Mínimos” (2012)

In concurso microrrelatos on marzo 30, 2012 at 9:14 am

Ganadores y seleccionados  del IV Concurso universitario  de microrrelatos  “Universos Mínimos” (2012)


Obras

1er premio sección A

Henar Santiago Silguero

SOPA DE ESTRELLAS

Así nunca vas a terminarla- le decía su padre esbozando una leve sonrisa. Las lágrimas de la pequeña recorrían sus mejillas, deslizándose lentamente por la barbilla hasta caer en el plato de sopa. Mientras seleccionaba el caldo con la cuchara y eliminaba con sus dedos la sémola con forma de estrella, su cara permanecía impasible. Tan sólo sus ojos del color de la lluvia mojaban ese universo en el que su madre era ya un astro. O al menos eso le habían dicho.

2º premio sección A

José Ángel Rodríguez Pérez

MIEDO

La tilde, desde la cumbre del sí, observa un precipicio.

Ganador Sección B

Arina Shorokhova

EN EXTRACTO

Yo era tan extranjera, casi un extraterrestre, y me parecía todo tan extraño que casi me extravío, pero tú, tan extravagante, acabaste con la extrañeza y me hiciste sentir extraordinaria. En extracto: te extraño.

Seleccionados Sección A

Mario Castaño Casanova

LA CHICA DE LA PIEL DE CERA

Cansada de no encontrar el amor que la derritiera, decidió ser amante del sol y desaparecer de un mundo de amores congelados.

Jerónimo Hernández de Castro

BONDADOSA TECNOLOGÍA

El teléfono marcado no se encuentra disponible. Grabe su mensaje y enviaremos un SMS después de la señal:

“Quiero dejarte. Claro que es la última vez. ¿Que estoy lejos de ti? Así es la vida mi amor”

#Quiero dej@rte cl@ro que es l@ últim@ vez que estoy lejos de ti @sí# Es la vid@ mi @mor #

Xiana Teimoy Sánchez

LUCIÉRNAGA

Basalto, sepia, café. Fotófaga de vida breve. Floto en los raíles de la brisa nocturna que las farolas tienden a propósito. Cortejo las bombillas quemantes de callejones oscuros y gatunos, de carreteras provinciales, de bares de niebla y piano. Bailo con quinqués de escritores románticos y me cuelo en las películas de los cines de verano. Soplo las velas de cumpleaños con el último aliento de mis alas de papel y me voy por donde aparecí, por el sendero blanco y caliente de la luz.

Miguel Ángel Albújar Escuredo

PROGRESIÓN

Y dijo Dios: sea la membrana; y fue la membrana. Y vio Dios que la membrana era buena, y dio paso a los neutrinos. Y los neutrinos apenas perturbaron la faz de Dios, y dijo Dios: hágase el quark; y vio Dios que era bueno, y lo separo en dos especies y le dio seis personalidades. Luego dijo Dios: haya amor en el átomo; y surgieron el protón y el electrón. Y vio Dios que todo era digno. Y entonces tuvo sed, y creo a Mickey Mouse. Y saciado, llamó Dios a la expansión de la glucosa, y el dulzor encandiló a la primera célula. Y para igualar el destino ideó Dios el virus y la bacteria, pero también creó el gameto. Encontró Dios sosa la mezcla, y puso sal a la vida. Y bendijo Dios su creación. Y empezó a caer aguanieve sobre hormigas y gusanos; los huevos de codorniz y de gallina a romperse; las musarañas a mover sus bigotes y los colibríes a jugar con los segundos del reloj;  las flores a dar fruto. Y entonces, por fin, la mujer abrió los ojos.

La humanidad había creado el lenguaje.

Anaïs Egea Albero

HIPERREALISMO

Después de veinte años retocando el bodegón, el pintor se sintió, por fin, satisfecho. La fuente repleta de fruta brillaba sobre un mantel de cuadros dentro del pequeño lienzo. El pintor limpió concienzudamente sus pinceles, colgó la bata, encendió todas las luces y llamó a su familia. Su mujer y sus dos hijos entraron por primera vez en el estudio y buscaron el cuadro con la mirada. Entonces, el hijo menor se acercó poco a poco a la tela, tomó de ella una manzana y, ante el orgulloso estupor de su padre, la mordió con ávida glotonería.

Alberto Martín del Pozo

CAZA MENOR

La primera bala pasó silbando a pocos centímetros de su cabeza. Avanzó un poco y volvió a retroceder. Es más difícil acertar sobre un blanco en movimiento, pensó. La segunda bala le pasó rozando por debajo. Intentó tragar, pero no podía. La tercera bala impactó de lleno sobre el cuerpo de uno de sus compañeros, 20 centímetros delante suyo. Se tambaleó y cayó. El sonido del impacto estuvo a punto de provocarle un infarto. Sabía que quedaba poco, que aquel suplicio estaba a punto de terminar, pero también sabía que luego volvería a empezar.

Oyó el disparó y desde el primer momento supo que había llegado su turno. Notaba la bala acercarse rapidamente hacía él. Si hubiese podido habría huido, habría abandonado aquel lugar levantando el vuelo. Pero no podía. La bala le dió en el costado, bajo el ala. Intentó resistir erguido pero no pudo. Terminó por precipitarse al vacío. Desde allí, bocabajo, moviéndose aún, pudo ver como otros compañeros caían y como el cazador, feliz, recogía un inmenso oso de peluche como trofeo por su matanza.

Con un click volvió a enderezarse listo para volver a morir. Así era la vida de un pato de feria.

Noemí Cedillo Gordillo

CRECER

Todavía era de noche. Coloqué a mi hija en la espalda y salí.

Cuando salió el sol la desperté para que hiciera el resto del camino a pie. Había crecido y pesaba demasiado.

El sol era implacable. Se levantó una ventisca. Avanzábamos. La arena se clavaba en nuestra piel y nuestros ojos. Mi hija lloraba. Pero tenía que madurar. Saqué la capulana que tenía para ella y se la puse.

Allí estaba. Mi tía había muerto y tuvimos que buscar a otra mujer en el poblado que estaba hacia el Norte. Nos encontramos a medio camino.

Le quité la capulana a mi hija y la extendí en el suelo. Mi hija se tumbó. La mujer trabajaba rápido con sus manos nudosas y ensangrentadas y su cuchilla oxidada. Mi hija chillaba y se revolvía. Estaba madurando.

La mujer le ató los muslos y me dijo que no podría andar durante dos días. Le dejé un poco de agua y le dije que volvería a por ella. Mi hija lloraba mientras me alejaba. A mi marido se le acabaría el agua antes de terminar la tarde, tenía que darme prisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: